loader

¿Qué es el bruxismo?

El apretamiento dentario de forma refleja y mantenida ya como hábito es lo que llamamos bruxismo. El mero hecho de apretar no justifica tratar, salvo que el paciente comente sintomatología o el profesional detecte signos de apretamiento tales como desgastes dentarios, inflamación de encías y sangrado en puntos de contacto dentario, bolsas periodontales o cuadros periodontales tratados que no terminan de curarse. El paciente con el apretamiento puede sentir dolor de cuello, de cabeza, de dientes, soñar que se le caen, despertarse durante la noche, sentir hormigueo en los dedos, incluso rechinar o apretar los dientes de día, dolor de oídos y dolor a nivel de la articulación temporomandibular.

Consecuencias del bruxismo no tratado es el desgaste dentario, la sensibilidad dentaria por afección del nervio del diente, empeoramiento de la enfermedad periodontal, fracturas dentarias con la consecuente extracción de piezas y desplazamientos de las piezas ante el desgaste progresivo de las mismas.

¿Cómo se trata el bruxismo?

Pacientes con problemas importantes de la articulación temporomandibular puede llegar a requerir cirugía de la articulación, cirugía ortognática , tratamiento de ortodoncia e incluso tratamiento con toxina botulínica.

En la mayoría de los casos el tratamiento habitual, más sencillo y el mayormente indicado es una férula de descarga, también llamada placa de relajación o desprogramador oclusal. Está destinada a equilibrar los apoyos interdentarios en las distintas posibles relaciones intermaxilares, de manera que éstos sean siempre equilibrados y en mayor número posible, sin que destaquen unos apoyos más que otros y permitan así un descanso a nivel articular y una correcta función de la misma.

El paciente duerme con esta férula o placa y el sistema muscular se relaja y los dientes se protegen durante el apretamiento nocturno. Esto supone protección a nivel articular, dentario, periodontal y muscular, con la consecuente pérdida de sintomatología a dichos niveles.

El paciente apretador puede verse afectado a nivel de la articulación y sufrir importantes dolores musculares. Ha de ser tratado para no fracturarse los dientes, para mantener la estabilidad de su salud periodontal y para evitar la sintomatología consecuente del apretamiento: dolor muscular, inflamación de encías, sensibilidad dentaria.